Entrada Etiquetada ‘libro electrónico’

El derecho a leer

Parece como si ayer fuera cuando Richard Stallman escribiera el artículo titulado “El derecho a leer” y que bien pudiera haberlo hecho en España como protesta a una de las nuevas propuestas del presidente del gobierno. Cuando Richard Stallman escribió este artículo en EEUU parecía un total despropósito que algo semejante pudiera ocurrir en la realidad aunque es cierto que los defensores del copyright empezaban a influir en el poder para llegar hasta ese punto.

La propuesta en concreto de nuestro ejecutivo es la de dotar a todos los niños de un portátil. Esta propuesta así planteada parece del todo aceptable e incluso aplaudible, pero como se puede leer en moscaenlasopa.net lleva escondida en la recámara otras intenciones mucho más inquietantes.

Se puede leer en el ultimo párrafo de un artículo en El País al respecto de la propuesta:

Las editoriales trabajan en el desarrollo de paquetes de materiales digitalizados, cuya novedad sería que los libros electrónicos llevan implantados un gestor (un hardware) que contiene una licencia personal para cada usuario. El niño al entrar en el ordenador introduce la contraseña que va en su licencia y empieza a trabajar en su libro digital. El gestor sirve también para que el profesor controle lo que hace cada niño en su ordenador. El ministerio está en contacto con las editoriales para ayudarlas a impulsar la renovación de su sector. El paquete contempla complementos, como diccionarios, recursos didácticos de ampliación y refuerzo y un abanico de actividades que dependen de la habilidad de cada niño. Lo que aún falta por definir es cuál es el precio de mercado de la licencia del libro digital.

Y ahí es donde está el quid de la cuestión, la medida no pretende en si fomentar el uso de la informática en la escuela, sino mas bien la implantación de un sistema de control de los libros de texto electrónicos para la escuela. Formando una plataforma semejante a la predicha por Richard Stallman en el artículo citado. Por cada alumno una licencia de uso de cada libro comprado y un sistema formado por hardware y software que controle cuando el alumno accede a cada libro para poder ser controlado estrechamente, en principio por su profesor pero que bien podría ser ampliado para que el editor del libro controlase el uso que se hace de su obra.

Está medida me parece un total y absoluto despropósito pues aprovechándose del coste cero que tiene realizar copias de libros electrónicos, lo lógico es que se pasase a un modelo distinto de distribución de libros de texto, de forma que el estado encargase la redacción de los libros escolares bien a empresas privadas o incluso a sus propios funcionarios, y la distribución fuera hecha por el propio estado, bien con una propia red educativa o simplemente a través de internet. La redacción de los libros creo que sería fácilmente asumible por el propio estado en caso de ser encarga a empresas privadas pues para eso la educación en España es gratuita y obligatoria.

Lo que no es lógico es que con el cambio del libro físico al libro electrónico se pretenda perpetuar el modelo de negocio de remuneración por copia, cuando esta copia se puede hacer con coste prácticamente nulo. Es bien cierto que con este cambio las editoriales que se dedican a los libros de texto se verán muy perjudicadas, pero no puede ser de otra manera, es algo natural, también lo serán los fabricantes de tizas cuando se impongan las pizarras electrónicas, son cosas del progresos tecnológico, unos negocios obsoletos dan paso a otros nuevos.

La sociedad del control

La sociedad del control es un interesante libro acerca de la privacidad, puede descargarse desde aqui.
También recomiendo el blog del autor, Jose F. Alcántara.

La privacidad ahora está muy de actualidad pues esta siendo amenazada progresivamente tanto en el entorno digital como en la vida cotidiana. Este debate acerca de la privacidad aún no ha llegado a la sociedad o al menos no en gran medida pero se intuye que pronto tendrá que llegar.

Los detractores de la privacidad argumentan que las personas tienen deseos de privacidad porque tienen algo que esconder, porque han hecho algo mal, porque son delincuentes, terroristas, crakers,… pero esto no es cierto la privacidad es un derecho, tanto es así que está amparado por la constitución y por la declaración universal de derechos humanos, pero cuando se redacto la actual legislación no existían los medios que ahora existen para poder violar la intimidad de las personas a un coste razonable como ahora ocurre, por lo que las medidas para garantizar este derecho no están recogidas en la legislación actual, es un derecho que aún hay que defender, mas bien hay que ganárselo, y la única solución es que la sociedad tome conciencia del problema y consiga que se aprueben leyes que defiendan el derecho a la privacidad como verdaderamente se merece.

Mucha gente no es consciente que su intimidad puede ser vulnerada fácilmente en la actualidad, por ejemplo yo le suelo pedir a la gente que me envía correos electrónicos que los firme digitalmente y que los cifre para que solo yo los pueda leer y que además con la firma pueda asegurar su origen, para que sea de esta forma una comunicación verdaderamente privada, muchos me dicen que es igual que no hay nada que esconder, esa no es la cuestión, es igual que no haya nada que esconder, una cosa es tener algo que es esconder y otra tener derecho a la privacidad de las comunicaciones, mandar un correo electrónico es como mandar una postal, el mensajero o cualquiera que intervenga la comunicación puedo leerlo y usar su información en su favor, así que es imprescindible cifrarlo, como también lo es meter una carta dentro de un sobre. El problema es que la gente desconoce que su intimidad puede ser vulnerada tan fácilmente, desconocen la batalla que se esta llevando en la actualidad para que nuestra privacidad deje de ser un derecho, para que lo normal y cotidiano sea la violación de la intimidad, por una parte los poderes públicos siente la necesidad de controlar toda nuestra vida para así hacer su trabajo más fácil, para poder detectar más fácilmente a los delincuentes, a los terroristas, por otra parte empresas privadas ven un gran negocio en conocer todos los aspectos de nuestra vida, hasta el mas mínimo detalle es importante, para así poder dirigir mejor la publicidad hacia nosotros, para conseguir vendernos mas productos de consumo.

Los medios que se utilizan para vulnerar nuestra privacidad en la actualidad son variados:

  • La videovigilancia en espacios públicos se esta generalizando alarmantemente.
  • El uso de chips RFID también está creciendo,son de uso muy común en supermercados y en el sector textil, incluso se han implantado en el nuevo pasaporte por imposición de EEUU y ahora incluso también avalado por la Union Europea. La gente parece aceptarlo, debe ser cuestión de desconocimiento de las implicaciones que esto supone, si la gente no reacciona terminaran por poner también este tipo de chips en el DNI.
  • También todas las comunicaciones tanto telefónicas como electrónicas son registradas sistemáticamente, las compañías telefónicas están obligadas a hacerlo pues los poderes públicos se lo exigen.
  • Los grupos de presión de la propiedad intelectual quieren que se impida el intercambio de contenidos con copyright en la red para lo que piden que se vigile el contenido de las comunicaciones y así poder detener el intercambio cultural.
  • Hay cada vez más servicios de uso masivo en la red que acumulan nuestras comunicaciones, correos, conversaciones de mensajería electrónica, llamadas telefónicas o de voip, documentos, para analizarlos y así conocernos mejor y poder adaptar la publicidad que nos presentan para que esta tenga mas éxito.

Declaración Universal de Derechos Humananos, 1948.
Art 12. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Constitución Española
Art 18.

  1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
  2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento el titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.
  3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.
  4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.